Sobre mí

«El deseo de conocimiento forma al hombre»

Hola, me gustaría agradecerte el hecho de, no sólo visitar mi blog, si no de querer saber algo más sobre mí. Bien, mi nombre es Juan Manuel Varo y soy el dueño de este blog y de cada una de las decisiones que tomo en mi vida.

Soy emprendedor y escritor, pero esto nunca antes había sido así. Siempre quise llegar a ese momento en el que pudiera presentarme por lo que de verdad me hace feliz, y por fin ha llegado. No soy un escritor consumado ni un emprendedor de renombre, pero hago lo que me hace feliz y estoy seguro que con sacrificio y esfuerzo eficiente voy a conseguirlo. ¿Cómo llegué a esta situación? Esta es mi historia.

 

Nací y crecí en una familia de clase media-baja, mi entorno académico y familiar me enseñó cómo era la vida: un largo y aburrido camino en el que debías formarte para luego utilizar esos conocimientos en favor de otros, y así poderme ganar la vida con un trabajo que no me hiciera infeliz y me diese el suficiente dinero para poder comprar todos aquellos objetos que creyese que me harían más feliz. Y lo hice.

Todos somos libres por nacimiento, pero las cadenas de la sociedad se van estrechando conforme pasan los años. Si logras llevar tu cuerpo y tu mente a un estado extremo, algo se desata. Yo lo logré a través de los viajes. Hubo un antes y un después en mi vida después de embarcarme en una aventura en la que recorrí doce países en veinte días. Más de 18.000 kilómetros en los que apenas comí, dormir era un lujo y las comodidades un sueño y, ¿sabes qué? Fui inmensamente feliz.

Ahí me liberé y me di cuenta de que no quería conformarme con unas vacaciones a cambio de un año de trabajo para otros. A pesar de que estaba bien considerado y posicionado en una multinacional, me dije que esa vida no era para mí. ¿Cuándo había olvidado lo que me hacía feliz? Reflexioné sobre ello durante días, mientras un torbellino de sensaciones y miedos se removían en mi interior. Y di con la respuesta. Había confundido no ser infeliz, con ser feliz. Creí que las comodidades de mi vida eran la felicidad. Sabía qué nombre tenía cada cosa, pero el significado era erróneo. Así que tiré un poco más del hilo de ese pensamiento y me pregunté: ¿qué es la felicidad?

Fue entonces cuando tomé la decisión más importante de mi vida. Renunciar a un buen trabajo y vender todas las pertenencias que no eran necesarias en mi día a día. Regalé toda la ropa que no había usado en cuatro meses y me deshice de todos aquellos objetos a los que había dado valor inconscientemente, objetos conservados como tesoros por miedo a perderlos. No quería ser como aquellos piratas que se hunden con su barco y sus tesoros. No, quería coger un bote y salir a navegar. Ahí nació la idea de este blog.

No estoy aquí para decirte qué es la felicidad, pues nadie puede hacerlo, porque lo que te hace feliz a ti puede que no me haga feliz a mí y viceversa. Nos han educado de un modo indistinto, nos han enseñado a que todos debemos recorrer el mismo camino para ser felices, pero hay tantas definiciones de felicidad como individuos hay. Entonces, si cada uno tiene su propia versión de felicidad, ¿cómo te puedo ayudar? Mi intención es que cuestiones todo aquello por lo que has creído. Es que te replantees si estás en el camino correcto y, si no es así, ayudarte a construir el tuyo. A que dejes de pisar por donde los demás te han dicho que tienes que hacerlo. A que seas tú quien tome las decisiones más importantes sobre ti. Quiero que te mires en el espejo y sientas orgullo y admiración por ser tú. Que descubras tu pasión, aquello que por muchas horas que dediques, no te aburra. Quiero que entiendas que porque sepamos hacer muy bien una cosa y la hagamos, no significa que eso sea nuestro camino o eso nos haga felices.

Del mismo modo en que creemos que el antónimo del amor es el odio, pensamos que el antónimo de la felicidad es la tristeza. Pero no es así, sólo son las dos caras de una misma moneda. El sentimiento contrario al amor es la indiferencia, y el contrario a la felicidad es el aburrimiento. Si como yo, quieres luchar por lo que te hace feliz, te invito a abrazar la incomodidad, yo te enseñaré cómo y tú, sí tú, también. Te enseñarás a ti mismo y me enseñarás a mí, pues todos somos eternos estudiantes y, quien crea lo contrario, ya no tiene nada más que aprender.

Si quieres ponerte en contacto conmigo, este es mi correo abrazandolaincomodidad@gmail.com Será un placer poder conocer nuevos anhelos, preguntas e historias. Y si quieres estar al tanto de las publicaciones, aquí tienes el link para unirte a este nuevo enfoque que busca activar el despertador interno que te abra los ojos y te libere. Descubre qué es la incomodidad. Dicen que el éxito puede medirse por la cantidad de situaciones incómodas que estás dispuesto a aguantar.

 

Gracias por tu tiempo. Es lo más valioso que podrías haberme dado.